top of page

Océanos más cálidos provocan inundaciones y sequías

Actualizado: 18 oct 2023

El cambio climático está aumentando la presión sobre las masas de agua. De inundaciones y sequías a la acidificación de los océanos y el aumento de los niveles del mar, se prevé que los efectos en los océanos más cálidos: inundaciones y sequías por el cambio climático en el agua se intensifiquen a lo largo de los próximos años. Estos cambios están dando lugar a que se emprendan acciones en toda Europa.

Inundaciones por el cambio climático
Las masas de agua europeas —lagos, ríos y océanos y mares del continente— también se ven afectadas

En el caso de Europa se ve afectada por el cambio climático y sus efectos no solo se perciben en la tierra. Dado que hay más agua que tierra sobre la superficie del planeta, no sorprende que el calentamiento de los océanos haya representado alrededor del 93 % del calentamiento del planeta desde el decenio de 1950. Este calentamiento se produce como consecuencia del aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, sobre todo de dióxido de carbono, que a su vez atrapan cada vez más energía solar dentro de la atmósfera. La mayor parte de este calor atrapado se acaba almacenando en los océanos, lo que repercute en la temperatura y en la circulación del agua. Las temperaturas crecientes también están fundiendo las capas de hielo polares. A medida que se reduce la superficie total del hielo y la cubierta de nieve, va reduciéndose asimismo la cantidad de energía solar que se refleja al espacio, lo que hace que el planeta se caliente aún más. Ello, a su vez, hace que se incorpore más agua dulce a los océanos, lo que altera aún más las corrientes.

Se estima que los océanos, el mayor sumidero de carbono de nuestro planeta, han absorbido alrededor del 40 % de todo el dióxido de carbono emitido por los seres humanos desde la Revolución Industrial.

En un estudio publicado en Nature se constató que los cambios en las pautas de circulación de los océanos afectan a la cantidad de dióxido de carbono que estos absorben. Cualquier reducción de la capacidad de los océanos para capturar dióxido de carbono de la atmósfera probablemente aumente su concentración global en aquella y, por tanto, contribuirá a intensificar el cambio climático.

Océanos más cálidos provocan inundaciones y sequías

La acidificación (debida a que los océanos absorben una mayor cantidad de dióxido de carbono y producen ácido carbónico) es también una amenaza creciente. Los mejillones, los corales y las ostras, que construyen conchas de carbonato de calcio, tienen más dificultades para construir sus conchas o materiales esqueléticos a medida que disminuye el pH del agua de mar, lo que los hace más frágiles y vulnerables. La acidificación también puede afectar a la fotosíntesis en plantas acuáticas.

La circulación atlántica funciona como una cinta transportadora que desplaza agua caliente desde el Golfo de México y la costa de Florida hasta el Atlántico Norte y Europa.

En el norte, la corriente de agua cálida se enfría, se vuelve más densa, desciende a una mayor profundidad y regresa al sur más fría. La corriente actúa como un termostato que aporta calor a Europa occidental.


Según los estudios, el debilitamiento observado de la circulación atlántica ha dado lugar al enfriamiento de las temperaturas superficiales del mar en ciertas partes del Atlántico Norte. Ello se debe probablemente al aumento de la fusión de hielo de agua dulce en el Ártico y en Groenlandia y al efecto que el agua dulce derretida está teniendo en partes de lo que se conoce como el giro oceánico subpolar del Atlántico Norte, un elemento fundamental de la circulación atlántica. Las corrientes oceánicas se ven afectadas por la forma en que fluyen las corrientes de agua a diferentes profundidades, el lugar en que descienden, con qué rapidez y a qué profundidad descienden antes de elevarse a las capas superiores, etc.

En el caso de México, dicho incremento ha sido entre 1 y 2% por década. Sin duda, este efecto del cambio climático incrementará la vulnerabilidad en cuencas que ya registran problemas de inundaciones, como las del sistema Grijalva-Usumacinta en Chiapas y Tabasco, o el Papaloapan en la planicie costera de Veracruz.

Se estima que el cambio climático generará cada vez mayores consecuencias sobre los seres humanos, principalmente en las zonas donde la pobreza sea más aguda y exista un alto riesgo de enfrentar fenómenos climáticos extremos, como son las sequías prolongadas o las lluvias torrenciales.


¡Suscríbete ahora y únete a la conversación sobre cómo las empresas y la sociedad podemos hacer una diferencia real en México!

Para mayores informes:


Yvonne Franco Ortega

Directora General

Gisacom MKT & PR

55 8000 3722

E-mail: yfranco@gisacom.com


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page