top of page

¿Cuáles son los riesgos del cambio de uso del suelo en proyectos de infraestructura?

Actualizado: 25 abr


Proyectos de infraestructura

Los proyectos de infraestructura que implican el cambio de uso del suelo presentan una serie de riesgos ambientales, sociales, económicos y de seguridad que no deben ser ignorados.

Uno de los riesgos más importantes es el impacto ambiental que puede tener la construcción de infraestructuras en áreas naturales, como la deforestación, que puede provocar la pérdida de hábitats naturales y la extinción de especies animales y vegetales. Además, la alteración del uso del suelo puede afectar negativamente la calidad de vida de los residentes de la zona y disminuir el valor de sus propiedades. La construcción de infraestructuras también puede generar conflictos sociales, como la reubicación forzada de personas o comunidades enteras. Los cambios en el uso del suelo también pueden tener un efecto negativo en la economía local, como la pérdida de tierras de cultivo o la alteración de los ecosistemas naturales que son la base de la economía local.


Asimismo, existe el riesgo de seguridad que conlleva la construcción de infraestructuras en terrenos inestables o peligrosos, que pueden aumentar los riesgos de deslizamientos de tierra, desprendimientos de rocas, inundaciones y otros riesgos de seguridad. Por último, el cambio en el uso del suelo puede tener un impacto negativo en la salud de las personas, como el aumento de la contaminación del aire y del agua, que pueden causar enfermedades respiratorias, alergias y otros problemas de salud. Para mitigar estos riesgos, es crucial llevar a cabo evaluaciones ambientales y sociales detalladas y tomar medidas para minimizarlos. Además, es esencial involucrar a la comunidad y a las partes interesadas en el proceso de planificación.

El mayor desastre ambiental relacionado con el cambio de uso del suelo en Argentina es la deforestación en la región del Gran Chaco, considerada como la región de mayor biodiversidad de América del Sur.
Proyectos de infraestructura
¿Cuáles son los riesgos del cambio de uso del suelo en proyectos de infraestructura?

La región del Gran Chaco se extiende por las provincias de Salta, Chaco, Formosa, Santiago del Estero y Santa Fe. La deforestación en el Gran Chaco ha tenido graves consecuencias ambientales y sociales, como la pérdida de hábitats naturales, la erosión del suelo, la desertificación y la extinción de especies animales y vegetales. Además, muchas comunidades indígenas que dependen del bosque para su subsistencia han sido desplazadas y sufren la pérdida de sus tierras y recursos. El gobierno argentino ha implementado medidas para proteger los bosques nativos y promover la agricultura sostenible en la región del Gran Chaco. Sin embargo, aún queda mucho por hacer para prevenir y mitigar los impactos de la deforestación en esta región crítica para la biodiversidad y la supervivencia de las comunidades indígenas.

Otro de los casos de mayor impacto está en Brasil y es la deforestación de la selva amazónica; una de las áreas naturales más grandes y biodiversas del mundo que juega un papel crucial en el mantenimiento del clima global.
Proyectos de infraestructura

La deforestación en la Amazonía brasileña ha tenido graves consecuencias ambientales y sociales, como la pérdida de hábitats naturales, la erosión del suelo, la desertificación y la extinción de especies animales y vegetales. Además, muchas comunidades indígenas que dependen del bosque para su subsistencia han sido desplazadas y sufren la pérdida de sus tierras y recursos. También tiene graves consecuencias para el clima global, ya que la selva amazónica es un importante sumidero de carbono y su destrucción contribuye significativamente al cambio climático.


A pesar de los esfuerzos del gobierno brasileño para combatir la deforestación y proteger la selva amazónica, la tasa de deforestación ha aumentado en los últimos años. Esto ha llevado a una mayor presión internacional y críticas hacia Brasil y su gobierno por no proteger adecuadamente este recurso vital para el planeta y sus habitantes.


En México la Selva Maya, considerada el bosque tropical más grande de Mesoamérica con una superficie de más de cuatro millones de hectáreas de tierra dentro de áreas protegidas no corre un riesgo menor.

Bosque tropical en México

La presencia de un importante gradiente ecológico y ambiental ha dado como resultado más de 20 ecosistemas, desde los bosques siempre verdes de Petén hasta los bosques secos en el norte de la península de Yucatán. Estos ecosistemas juegan un papel importante en el suministro de agua y el mantenimiento de la conectividad del paisaje, ya que múltiples corredores ecológicos en la región permiten la movilidad entre organismos y especies, así como el funcionamiento del ecosistema como un todo.


Cualquier obra de infraestructura tiene un alto impacto ambiental. El tren amenaza ecosistemas que garantizan refugio a jaguares, ocelotes, tapires, monos aulladores, monos arañas, cocodrilos, manatíes, loros y guacamayos. Estas especies necesitan de grandes territorios para desplazarse, alimentarse y reproducirse lo que se dificultará al dividir su hábitat en dos partes. No basta construir túneles o puentes para el paso de las especies animales o decir que se utilizarán los derechos de vía ya existentes para preservar la selva.


El llamado Tren Maya en la península de Yucatán, en proyecto en la frontera sur de México, atravesará reservas de la biosfera amenazadas ya de por sí por plantaciones industriales de palma aceitera y soja, incendios forestales, tala ilegal y tráfico ilegal de especies animales y vegetales. La construcción del tren generará inevitablemente ruido, contaminación, extracción de recursos pétreos, obras de cimentación y nuevos centros de población para la obra y posteriores actividades turísticas, con graves repercusiones.


Forma parte del movimiento hacia un México sostenible


Perspectivas Uno a Uno: ¡Historias que inspiran el cambio!

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page